Alquileres turísticos en las Comunidades de Propietarios. Enero de 2022.

 

Siendo el turismo una de las mayores fuerzas motoras de la economía de nuestra Región, seguramente ha rondado por tu cabeza la idea de montar un alquiler turístico en tu segunda residencia o incluso alquilar alguna habitación de tu apartamento a tal fin.

No queremos desanimarte diciendo que no eres el único que quiere montar un alquiler turístico (ni serás el último tampoco) y competir en este mercado no es tarea fácil (tampoco imposible, claro está) puesto que la oferta es muy grande, variada y las apuestas hacia el éxito en este modelo de negocio al alcance de muchos, son aún mayores. Si ya estabas imaginándote en la página de Booking.com por favor, sigue leyendo y entérate de muchas cuestiones que debes tener en cuenta antes de empezar.

Hoy en día los alquileres turísticos no sólo ofrecen un sitio limpio y una ducha caliente, lo que se “lleva” ahora son las “experiencias” pero no te desanimes, afortunadamente nuestra Región cuenta con mucho que ofrecer a sus visitantes además de sol y playa.

 

El alquiler turístico en Comunidades de propietarios.

Los alquileres turísticos en Comunidades es la nueva tendencia.

 

Un poco de normativa sobre los alquileres turísticos.

 

Actualmente no existe una normativa estatal que regule lo relacionado con el alquiler de viviendas turísticas, entonces serán las Comunidades autónomas las que limiten o condicionen esta actividad según su propia normativa.

 

En el caso de la Región de Murcia, los apartamentos turísticos están regulados mediante el decreto número 174/2018, de 25 de julio el cual deroga al anterior decreto número 75/2005, de 24 de junio, por el que se regulaban los apartamentos turísticos y alojamientos vacacionales.

 

Artículo 1. “Objeto y ámbito de aplicación” El presente decreto tiene por objeto la ordenación de los apartamentos turísticos, estableciendo los requisitos que deben de cumplir tanto los establecimientos como los prestadores del servicio, el régimen de funcionamiento y el procedimiento para su clasificación turística. Se excluyen del ámbito de aplicación de este decreto los arrendamientos de vivienda, definidos en el artículo 2.1 de la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos, así como el subarriendo parcial a que se refiere el artículo 8 de la misma norma legal.

 

En este decreto no se hace mención expresa de cómo debe tratarse el tema de los alquileres turísticos en las Comunidades de Propietarios y para ello debemos dirigirnos al Real Decreto-Ley 7/2019 de 1 de marzo de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler, puesto que concede a las Comunidades de Propietarios la posibilidad de acordar la regulación o limitación del alquiler turístico por la Comunidad de propietarios mediante la introducción en el artículo 17 de la Ley de Propiedad Horizontal del punto número 12

 

Puntos muy importantes antes de montar un alquiler turístico en la Comunidad de Propietarios.

 

Siempre es mejor conocer los pormenores de tu Comunidad antes de emprender cualquier actividad en la que nos queramos embarcar. Por eso, a nivel comunitario tienes que saber que:

  1. Si en el título constitutivo o en los estatutos no figura ninguna limitación (o figura alguna limitación de carácter general) sobre el destino de las viviendas, o la Junta de propietarios de la Comunidad no ha adoptado acuerdo de prohibición del alquiler turístico en el inmueble, no se podrá prohibir el alquiler turístico.
  2. Al no figurar la limitación en el Título constitutivo o Estatutos, solo podrá limitarse o regularse el alquiler turístico por acuerdo de la Comunidad a través de una Junta de Propietarios.

Entonces, si la Comunidad quiere prohibir el alquiler turístico en el edificio debe convocar una Junta de Propietarios incluyendo en el orden del día expresamente el acuerdo de prohibición del destino de la vivienda como alquiler turístico.

Antes de la reforma de la Ley de Propiedad Horizontal por el Real Decreto – Ley 7/2019 , de 6 de marzo de medidas urgentes en materia de alquiler y vivienda (por el que se modificaba el art.17 LPH y se crea el nuevo punto, el número 12) que establece como debe adoptarse el acuerdo por el que se limite o condicione el ejercicio de la actividad a que se refiere la letra e) del art.5 de la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de arrendamientos urbanos; las comunidades de propietarios podían adoptar un acuerdo de regulación o de limitación de uso para vivienda turística solamente mediante la “unanimidad” obtenida en Junta de propietarios, en virtud de la aplicación del artículo 17.6 de la LPH.

Ahora bien, tras la inclusión del punto 12 en el artículo 17 de la Ley de Propiedad Horizontal, los acuerdos se someterán a lo siguiente:

Art. 17.12. El acuerdo por el que se limite o condicione el ejercicio de la actividad a que se refiere la letra e) del artículo 5 de la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos, en los términos establecidos en la normativa sectorial turística, suponga o no modificación del título constitutivo o de los estatutos, requerirá el voto favorable de las tres quintas partes del total de los propietarios que, a su vez, representen las tres quintas partes de las cuotas de participación. Asimismo, esta misma mayoría se requerirá para el acuerdo por el que se establezcan cuotas especiales de gastos o un incremento en la participación de los gastos comunes de la vivienda donde se realice dicha actividad, siempre que estas modificaciones no supongan un incremento superior al 20%. Estos acuerdos no tendrán efectos retroactivos.

Lo que significa en pocas palabras que para aprobar la regulación del alquiler turístico por la Comunidad de propietarios bastará el voto de los 3/5 partes del total de los propietarios que representen las 3/5 partes de las cuotas de participación.

 

Si este acuerdo es finalmente aprobado con la mayoría que hemos mencionado se deberá:

 

-Expedir un certificado de dicho acuerdo para proceder a su inscripción en el Registro        de la Propiedad con el objetivo de que los futuros compradores de pisos del edificio conozcan la limitación existente y queden vinculado a la misma.

-El acuerdo sólo vinculará a los propietarios que quieran destinar su vivienda a dicha actividad a partir del momento en que se adopte, puesto que no tiene carácter retroactivo.

-Estas limitaciones no podrán afectar a quienes tuvieran un alquiler turístico “legalizado” ni a quienes compren antes de que el certificado de dicho acuerdo acceda al registro de la propiedad.

Como han podido apreciar en este artículo, el tema de la regulación de los alquileres turísticos en las Comunidades de Propietarios puede llegar a enfrentar a unos propietarios contra otros por lo que cada uno cree correcto o justo. El papel de un buen administrador de fincas, que además sea abogado, será imprescindible en la resolución de este y otro tipo de conflictos que pudiesen surgir.

Si es este su caso, no dude en pedir una consulta. Siempre es mejor estar prevenido.

 

 

4.9/5 - (10 votos)

Pin It on Pinterest

Share This